Escrito por Ralf Quellmalz


Estamos atravesando una crisis. Una crisis que va mas allá de nuestras fronteras. Una crisis va mas allá de nuestros conocimientos. Una crisis que trae consigo mucha incertidumbre acerca del futuro.  

El COVID-19 lo ha nublado todo. El horizonte se ve incierto. El mundo esta en estado de alerta por esta terrible pandemia, cuyo impacto ha afectado a vidas en los distintos continentes.  

El COVID-19, mejor conocido como coronavirus, es un virus que proviene de animales y es bastante común en ellos. Este virus tuvo sus inicios en Wuhan, China a fines del 2019. Desde entonces, ya son mas de 115.000 casos confirmados alrededor del mundo y mas de 4.200 muertos a la fecha. Dado que son mas de 70 los países afectados, las autoridades a nivel mundial están tomando las medidas necesarias para detener la propagación del virus altamente contagioso.

Mientras los jóvenes disponen de mayor fortaleza a la hora de combatirlo, el COVID-19 impacta con mayor dureza a los niños y a las personas de tercera edad, dada la vulnerabilidad de sus sistemas inmunológicos.

Tal como nos informa The New York Times en este mapa al 11 de marzo del 2020, el COVID-19 se ha propagado a gran velocidad desde su descubrimiento meses atrás.

A map from New York Times displaying COVID-19's growth around the world

Impacto:

La agresividad con que el coronavirus ha impactado la vida de millones alrededor del mundo demuestra el temor ha logrado infundir.  

Los hospitales en las zonas mas afectadas no dan abasto, los médicos están heroicamente trabajando horas extraordinarias y muchas veces, sin los suministros necesarios.

La proyecciones económicas son insostenibles. Las diversas situaciones que afectan al mercado han complicado el estado de salud financiera en incontables empresas alrededor del mundo, y esto impacta directamente en el bienestar de sus empleados y sus respectivas familias.  

Las instituciones educativas primarias y secundarias suspendieron sus actividades – dejando a niños y jóvenes inciertos y a padres organizando las tareas del trabajo para cuidar de ellos, compensando el tiempo que habituaban a estar en la escuela.

Las instituciones universitarias han suspendido sus clases y actividades – re-direccionando las clases presenciales a clases online con el propósito de intentar proseguir con sus objetivos académicos.  

El deporte se vio obligado a suspender sus actividades – desde el futbol, la NBA, la Formula 1, el golf, entre otros, cancelaron sus eventos por tiempo indeterminado para resguardar la salud del publico.

El mundo del espectáculo ha cancelado sus shows, ya que con el gran publico que atraen se expondría vulnerable a un posible contagio.  

Rescatemos algo positivo:

Si bien es cierto que el futuro que nos espera es incierto, rescatemos algo de toda esta penuria.

Si el coronavirus nos ha dejado algo que resaltar, es que en tiempos de crisis, no importa cual pueda ser nuestro idioma, nuestro país de origen, nuestro color de piel, o nuestras ideologías – juntos nos hemos unidos a combatir la causa. Países de todas partes del mundo se han puesto manos a la obra para preservar el bien común.   

Esta demostrado que la unión hace la fuerza. Si todos vamos remando hacia una misma dirección, podemos resguardarnos el uno al otro. La decisión pujante de lideres alrededor del mundo para proteger el bienestar de la gente representa una gran esperanza. Una esperanza unánime de que, asi como el mudo le esta levantando el freno de mano al coronavirus, lo podrá hacer también para vencer otras crisis.

Que lindo seria, que así como el mundo se esta uniendo para salvaguardar la vida de sus habitantes, nos pongamos todos de acuerdo para también combatir el cambio climático, la pobreza, la polución, la obesidad infantil, el abuso, las drogas, las epidemias en países en desarrollo, la desigualdad de genero, el racismo, el bullying, el terrorismo, el crimen y otras causas que nos afectan día a día. 

El coronavirus nos enseña que, a pesar del gran camino que nos queda por recorrer para eliminar el virus, si lo hacemos unidos, no hay nada de que temer. Ni mucho menos nada que pueda detenernos.    

“No hay mal que por bien no venga.”

En España, el himno nacional puede escucharse desde los balcones de residentes. En Italia, los residentes utilizan sus balcones para entonar canciones esperanzadoras. El mensaje esta claro: Si no puedo salir, si no puedo ayudar, aportare mi granito de arena para dar animo y esperanzas a aquellos afectados.

El hecho de que hemos dejado de lado nuestras pretensiones personales, no solamente nos hace humanos, sino que también nos hace fuertes.   

Saldremos adelante del coronavirus. Lo haremos no porque contamos con la tecnología y el capital humano necesario, sino porque estamos uniendo nuestros corazones para remar todos juntos hacia una misma dirección. Saldremos adelante… y lo haremos cuidándonos el uno al otro.  

Bibliografía

“The Business World Wakes Up to a Pandemic.” The New York Times, The New York Times, 12 Mar. 2020, www.nytimes.com/2020/03/12/business/dealbook/coronavirus-pandemic-business-markets.html.

“El ABC Del Coronavirus: Qué Es, Cómo Se Contagia, a Quién Afecta y Cómo Se Previene.” CNN, Cable News Network, 12 Mar. 2020, cnnespanol.cnn.com/2020/03/12/el-abc-del-coronavirus-que-es-como-se-contagia-a-quien-afecta-y-como-se-previene/.    

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s