¿Quiere ser un mejor vendedor? Tómese unas vacaciones