Nuestros sistemas financieros están a favor del poder, no de las personas y eso es un problema