Los grandes líderes se adueñan del problema, no del proceso